Categorías
Poesia

Ciruelas

Acabo de hablar con el cielo,
no me hace caso,
el fresco de la lluvia se asoma,
yo lo anhelo.

El olor a tierra mojada me invita,
por fin me escucha y puedo ver las gotas caer,
celebración del cielo al ver tu llegada,
las ramas golpean al unísono de felicidad.

Tu nombre es un milagro que evoca un poema,
tus gotas el nombre de risas fértiles,
jamás he visto una fruta nacer sin ti,
ni un cactus morir en tu ausencia.

Has visto a alguien florecer,
invitas a hacer lo que aquellos cerezos en primavera,
cálida y fría,
silente propuesta indirecta.

Por Samva

Comunicadora Social - periodista, especialista en Webmaster, Community Manager, poeta nacida en Valledupar, Cesar, Colombia, soñadora...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *