Categorías
Poesia

Mortales

Te entrego la grieta que rompiste,

y unas alas grandes que ya no puedes quebrar.

Te suelto el circo que creaste,

Acepta la mentira que dijiste,

Los mil y un momentos que rompiste,

La tarde que recordaste,

pasado la hiciste.

No reclames una inocencia que no te pertenece.

Una compañía de ausencias y soledades.

Llena de mentiras hundidas en verdades.

Bañada en melancolía que quieres verme,

el silencio me quiebra,

Pero no puede matarme.

Por Samva

Comunicadora Social - periodista, especialista en Webmaster, Community Manager, poeta nacida en Valledupar, Cesar, Colombia, soñadora...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *