Palabras, palabras sueltas;

lanzas sin saber a quien le importan,

vas y vienes como el viento,

hablas y hieres con el tiempo.

Tiembla la piel cuando las pronuncias,

me atas con grilletes y le pides a mi alma,

que huya pronto, que se vaya.

Ya ni los ojos, ni la piel se escapan,

ni los días, ni las distancias,

vete tu que tanto hablas,

vete tu que eres un fantasma.

Sin conciencia vagas por el alba,

te posas justo encima de mi calma,

arrancaste cada gota del pasado,

para ser tu que envenene las palmas.

De tus miedos ahora creo ser la esclava,

el día que finalmente te vayas,

serás tu quien añore palabras,

viviendo sin prisa pero sin calma.

junio 21, 2013

Negra

Palabras, palabras sueltas; lanzas sin saber a quien le importan, vas y vienes como el viento, hablas y hieres con el tiempo. Tiembla la piel cuando […]
abril 9, 2013

Serenata

Desde mi propia cárcel, Amarré mi alma y selle mis manos, calle mi corazón a la costura de sus remiendos, aparte mi piel de todos los […]
agosto 26, 2012

Flor Roja

Posada en tu closet me viste marchitar, mientras marchaban en tu alcoba eróticas compañías, negaste mil veces mi presencia, ignoraste otro tanto mi esperanza, hoy me […]