Categorías
Poesia

Del Recuerdo al suelo

En nuestros malos momentos siempre apelamos a nuestros mejores recuerdos, los más dulces, los más puros, de las personas que nos han hecho daño pero por alguna razón no queremos retirar de nuestras vidas; con ganas de estirarlos, de hacerlos eternos, de convertirlos en los propios sueños que un día se desvanecieron en el viento con todas las razones pero sin razón alguna.

Y es que hasta un simple olor puede llevarte al éxtasis de aquellos momentos, una sonrisa silenciosa pero melancolica se asoma una y otra vez queriendo volver, no queremos entender que más allá de los recuerdos hay un largo o corto camino por recorrer, eso no lo sabemos exactamente.

¿Qué pasará si no dejamos al pasado huir y el futuro llegar con su novedad? y como sabremos si el pasado puede ser nuevamente futuro o viceversa, solo dejamos caer el gran peso de la necesidad y la inseguridad en nuestros hombros.

No importa cuanto lo intentes existen cosas en el mundo que no podremos entender, podemos fijarnos en la obsesión incesante de querer saberlo o simplemente intentar volar aún con las alas heridas.

Categorías
Poesia

El final

Y donde comienza el final del ser humano…

¿cuándo naces o cuando mueres?, ¿cuándo cae lentamente el manto y te fijas en tus errores, queriendo corregir?, ¿Cuándo el tiempo te grita en un susurro que quiere volver el tiempo atrás?, ¿Cuándo te empiezas a ilusionar?, ¿Cuándo recuerdas o cuándo olvidas?, ¿Cuándo todo te importa o cuándo todo te da igual?.

Lo cierto es que esperar es tan relativo como el tiempo, y cuando llegue o no el final, no importa cuanto hayas vivido, siempre querrás vivir más. No importa cuantas personas hayan pasado, siempre querrás una más, es por eso que el final es lo infinito, porque aunque la muerte se le conoce como el final, no sabemos aun lo que nos depara más allá. ¿Cómo saber si es allí donde está la verdadera felicidad?.

Muchos ciclos se terminan facilmente, mientras otros se abren con dificultad, o viceversa, en esa incesante búsqueda, nos hacemos más fuertes o más debiles, queriendo perseguir nuestros sueños. A veces tenemos muchos, en ocasiones no tenemos ninguno, porque lo creemos perdido todo, pero aun así, ese final que esperamos o incluso coaccionamos, no llega, el espera, o más bien, tu lo esperas, aunque tal vez, nunca llegue.